Sobre los autores

Los responsables de estas publicaciones son maestros que estudian en la Escuela de Ciencias de la Educación, y cursan la asignatura de Sistema Educativo Mexicano. En la ciudad de Monterrey Nuevo León, Mexico

miércoles, 7 de diciembre de 2011

La calidad educativa

Por: Isidro Rocha Adame
En el presente ensayo realizo una introspección acerca de los factores que influyen en la calidad educativa y además cito algunas referencias en las cuales se proponen posibles soluciones para dicha problemática.
México es un país que dentro de su proceso educativo se ven involucrados diversos factores que favorecen o entorpecen la calidad educativa, actualmente la educación mexicana se encuentra dentro de un proceso de evaluación constante para determinar la calidad de la misma, sin embargo considero que el proceso de calidad educativa no sólo debe basarse a los resultados de dichas evaluaciones sino también a la aplicación de esos conocimientos dentro de la sociedad.
México es un país se que deja mucho que desear en cuanto al nivel educativo y considero que esto se debe a los diversos factores que involucran este término. Los participantes en la educación son los determinantes de dichos factores, para que haya una calidad educativa debe de haber eficiencia, eficacia y relevancia en los contenidos y en las situaciones a fines en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
La calidad es un concepto dinámico y de cierta manera relativo, también puede verse como un proceso ya que nunca termina puesto que siempre se puede lograr mejores niveles de calidad, para obtener estos niveles hay que ser constante por lo cual esto es un elemento sin el cual no es posible hablar de un movimiento ascendente.
No puede iniciarse un movimiento hacia la calidad si no se reconoce que existen problemas. Se trata de resolver los problemas atacando sus causas, de eliminar todo aquello que provoca la existencia de un problema. Hay algunos problemas que atentan contra la calidad de los aprendizajes: el problema de la no inscripción, la deserción, la reprobación, del no aprendizaje, la equidad, el ambiente en el que ocurre el aprendizaje, la falta de disciplina, el tiempo real de enseñanza, los recursos para la enseñanza, las relaciones con la comunidad, las relaciones entre el personal de la escuela. Un movimiento hacia la calidad comienza cuando se prioriza un problema, se identifican sus causas, y se moviliza el equipo para atacar de raíz estas causas.
La calidad debe entenderse como la capacidad de los maestros de proporcionar a los alumnos el dominio de los códigos culturales básicos, las capacidades para la participación democrática y ciudadana, el desarrollo de la capacidad para resolver problemas y seguir aprendiendo, y el desarrollo de valores y actitudes acordes con una sociedad que desea una vida de calidad para todos sus habitantes.

Mejorar la calidad de los servicios educativos, incrementar los niveles de logro académico y reducir las tasas de deserción son temas prioritarios. En los últimos años la calidad se ha convertido en una meta buscada por todas las organizaciones, el Programa Sectorial de Educación 2007-2012 plantea en su primer objetivo "elevar la calidad de la educación para que los estudiantes mejoren su nivel de logro educativo, cuenten con medios para tener acceso a un mayor bienestar y contribuyan al desarrollo nacional" (p.11). Además estipula en el objetivo 6 "fomentar una gestión escolar e institucional que fortalezca la participación de los centros escolares en la toma de decisiones, corresponsabilice a los diferentes actores sociales y educativos, y promueva la seguridad de los alumnos y profesores, la transparencia y rendición de cuentas" (p. 12). Entrando al terreno de la institución escolar en sí, Schmelkes (2004) menciona que cada escuela debe analizar sus problemas y sus causas, para ello requiere información. Además argumenta que la escuela ha de concebirse a sí misma tanto como generadora de información y principalmente como, usuaria de la misma. Una vez resuelto un problema, se logran fijar estándares de calidad en el funcionamiento de la escuela mayores que los anteriores. Es importante cuidar que se mantengan, pero más importante es proponerse elevarlos aún más. Me parece muy interesante el comentario de Schmelkes (2004) al comentar que "No puede iniciarse un movimiento hacia la calidad si no se reconoce que existen problemas".

Dentro de lo que considero se debe de tomar en cuenta para que la calidad educativa se eleve es el papel de los padres de familia dentro de la educación de sus hijos, ya que actualmente se quiere que los profesores cumplan con doble papel el de ser docente y el de ser padres, sin embargo considero que es en esta situación donde los padres deben de poner a flote las responsabilidades que tienen para con sus hijos; y tomar acuerdos previos con los maestros sobre cómo y para qué educar a los hijos y así disminuir la disfuncionalidad existente entre escuela-familia. Por esto coincido con lo planteado por Castillo & Magaña “Si no se produce ese acuerdo… la disfuncionalidad en la relación padres-maestros y en el mismo proceso educativo, estará asegurada. Una escuela no puede limitar su actividad a los campos que sean de su exclusivo interés, sin atender a las necesidades de la familia.”

Para que una educación vaya en camino de la calidad sus actores deben de tener las mismas visiones o deben de pretender un mismo fin, mientras los padres de familia vean a la escuela como un lugar en donde cuiden a sus hijos no se llegará muy lejos. Para que la educación sea de calidad se requieren de padres de familia exigentes con su labor y con la labor de los profesores y por supuesto de sus hijos ante su propia educación.

Otro factor que considero pertinente es el actuar de los profesores dentro del aula ya que se requiere que el profesor haga el conecte entre la visión de la familia, la escuela y la sociedad. La enseñanza debe de estar regulada de manera en que se mantenga un estándar en el nivel educativo y profesional de los docentes, Según el Acuerdo de la OCDE (2010) en su publicación “Mejorar las escuelas: estrategias para la acción en México” plantea que México necesita definir claramente los estándares docentes para esto habría que estipular el mejoramiento de la calidad de los candidatos en las instituciones de formación inicial docente, también establecer un sistema de estándares rigurosos para la acreditación de las Normales, mejorar la evaluación inicial del docente y abrir las plazas docentes a concurso. (p.5-6) Si el maestro se encuentra firmemente preparado para afrontar los retos que se le plantean en el proceso educativo entonces la educación será la beneficiada al elevar su calidad. Por lo tanto lo que la OCDE propone es incrementar el grado de exigencia hacia la preparación profesional de los profesores para mejorar la calidad educativa.

Un aspecto ligado al papel de los profesores es el papel de los directivos y de las personas encargadas de un grupo de docentes, éstas personas deben de estar regulando su grado de preparación y también la OCDE propone que hay que mejorar la eficacia escolar: el liderazgo, gestión y la participación social. En primer punto establece al liderazgo escolar ya que es fundamental en el aumento del desempeño de los estudiantes, muchos de los directivos no tienen la formación apropiada para mejorar la calidad de la instrucción y los resultados de las escuelas ni para hacer los vínculos entre escuela y comunidad.
En la propuesta de la OCDE (2010) para mejorar las escuelas establece que: “hay que definir un liderazgo escolar eficaz así como los estándares claros del liderazgo y gestión, debe de profesionalizarse la formación y el nombramiento de directores organizando programas de inducción y garantizar la formación en servicio para satisfacer las necesidades del contexto. También habrá que construir la capacidad de liderazgo instruccional en las escuelas y entre ellas así como incrementar la autonomía escolar profesionalizando a los líderes y pidiendo rendición de cuentas”(p.7).

Todos estos factores mencionados desde el familiar, docente y directivo son los que deben de guiarse y encaminarse hacia un mismo fin, como ya lo mencionaba anteriormente, se necesita un consenso entre las partes y así poder actuar de manera asertiva en el sistema educativo.

México necesita desplegar una estrategia educativa a largo plazo para asegurar un nivel general de conocimientos y habilidades más alto, lo que facilitará el crecimiento económico y mejores condiciones de vida para todos los mexicanos.

Una de las condiciones de primera necesidad para el sistema educativo es establecer objetivos claros, medibles y de alta prioridad enfocados en la mejora del desempeño de los estudiantes, reducir las tasas de deserción, asegurar el “egreso oportuno” y reducir las desigualdades dentro del sistema educativo. También establecer estándares de medición entre todos los actores educativos y fomentar el cumplimiento y alcance de cada uno de los objetivos planteados dentro del sistema educativo. Como lo mencionaba anteriormente cualquier paso para la calidad educativa debe de involucrar el reconocimiento de los problemas, en la medida en que esto se realice, es el avance que se tendrá si se actúa en ellos y se realizan propuestas ambiciosas pero a la vez firmes y cumplibles dentro del sistema.



Referencias

OCDE (2010) Acuerdo de cooperación México-OCDE para mejorar la calidad de la educación.

SEP. Programa Sectorial de Educación 2007-2012
Schmelkes, S. (1996). Hacia una mejor calidad en nuestras escuelas. México. Secretaría de Educación Pública.
Castillo, Mariano & Magaña, Carmen. (2011). Padres y Maestros. Instituto de Técnicas educativas actualidad docente. Recuperado de: http://www.educar.org/articulos/padresymaestros.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada